La libertad de un pueblo en el corazón de un guerrero

Descendían por las montañas de Kaah. Apenas les quedaba un par de kilómetros a recorrer, los soldados a pie, los cabecillas a caballo, hasta llegar a las llanuras de la Tierra Prometea, testigo de innumerables batallas en pos y en contra de la libertad. El general Bersek capitaneaba el segundo grupo de la formación, henchido de emoción al conocer el recuento enemigo: el doble que todo su batallón. El día manchado de gris acompañaba el momento con el anuncio de las precipitaciones, truenos que se escuchaban venir por la lejanía, el cúmulo de nubes arremolinándose en pleno campo de batalla. El general observó a sus soldados, las armaduras bien colocadas, los cascos, las brazas, el escudo y la espada enfundada; el paso era firme, soldados valientes cuya meta no era sobrevivir sino vencer.

El viento arrancaba de las copas de los árboles un millar de hojas que dejaba caer sobre la tierra y bajo las pisadas de soldados y caballos como alfombras que los conducirían hacia su destino. Bersek se adelantó a sus soldados y a los del primer batallón para alcanzar al Mayor General. De melena blanca y barba incipiente cubriendo todo su mentón, espaldas anchas soportando la robusta armadura de los Dioses y la espada del Diablo todavía enfundada, el Mayor General Fausto Regdle avanzaba al paso a lomos de su blanco corcel Emenfëel.

—Mi general, señor —lo llamó, Bersek. El Mayor ladeó la cabeza para prestarle atención—.  Nos acercamos a la Tierra Prometea. Calculo que tardaremos poco más de quince minutos en avistar tropas enemigas.

—En vez de plata veo el castaño de tus cabellos, Bersek. ¿Dónde está tu casco?

—El casco, señor, me impide aguzar el oído en busca de emboscadas. —Pese a la mirada de desaprobación del Mayor, Bersek no se puso el casco—.  Mi general, creo que sería un buen momento para dar un discurso a los soldados.

El Mayor asintió.

—Eres el mejor de mis guerreros, Bersek. Te has ganado el derecho a darlo.

—Eso sería un gran honor, señor, pero, ¿qué decirles que no sepan ya?

—¿Qué querrías escuchar tú?

Su mente viajó años atrás, cuando todavía era un chiquillo, un niño flacucho y sin músculo entrenado incapaz de sostener una espada o un escudo, mucho menos ambos a la vez. Su padre blandía una espada con empuñadura de oro y hoja afilada que al cortar refulgía entre las astillas del muñeco de madera contra el que se entrenaba.

—Un día, hijo mío, tú serás soldado. Capitán, general, quizás llegues a mayor. Tu destino está escrito en las estrellas, ellas te guiarán durante toda tu vida. —Le echó un vistazo al pequeño Bersek, lleno de moretones de la cabeza a los pies, y su semblante se volvió de pronto más frío que el filo de su espada—. Sujeta con firmeza tu escudo, pues no sólo te protegerá a ti, también a tus compañeros. La espada se alza por encima del pecho y se esgrime cual rayo, con rapidez y soltura a la vez que con fiereza. Jamás te des por vencido, acude a tantas batallas como tu cuerpo sea capaz de soportar, sólo así serás recordado, sólo así sabrá tu pueblo por quienes diste la vida. Jamás huyas de la batalla, la batalla forma parte de tu ser, forma parte de tu esencia.

—¿Y si no tengo posibilidades de ganar, padre? ¿Y si…?

—En la guerra nunca hay un «Y si…». En la guerra está el ahora, no el después. Mira directamente a los ojos de tu adversario, huele su miedo, haz que su pulso tiemble ante tu seguridad. Algún día te convertirás en un gran guerrero, un guerrero de espada, mente y corazón listo para la batalla.

En su ahora, su padre no vivía, como tampoco su mentor. Corría ya el año 550 según el calendario Hendlar, veinte años después de que  el Mayor General Fausto Regdle cayera frente al fuego enemigo de los Al’fahen-dëerfos, allá, en la Tierra Prometea. Pocos fueron los que regresaron, pero el ahora Mayor General Bersek Seth Grendel fue uno de ellos.

—¡Recordad, mis guerreros! Estamos aquí y ahora, no por la gloria, no por los poemas o los monumentos, sino por la libertad de nuestro pueblo, nuestras mujeres y nuestros niños. Así pues, mis valientes, ¡a las armas!

 Se colocó el casco, un casco oscuro y agravado por la batalla, y desenvainó la espada del Diablo bajo la atenta mirada de sus soldados. Diablo se abrió paso entre las entrañas del enemigo y talló las almas de todos aquellos que luchaban a favor de la esclavitud y la tiranía, rasgando cada piel y cada ropa, empapándose del penetrante y fuerte olor a oxido, a carne y a putrefacción. El Mayor General Bersek acalló el murmullo de las mentes de cuantos blandían sus armas en contra de los designios de un pueblo libre y arrebató el sentido de los que abrían fuego contra los soldados del pueblo de Ke’el con un rápido movimiento de muñeca y un susurro atronador que dejaba tras de sí rastros inconfundibles de un rocío escarlata que bañaba los grises campos de la llanura.

Pero, en mitad de la batalla, la sangre y los gritos de terror, recibió un fuerte impacto en el casco que lo tiró del caballo y lo hizo rebotar una única vez contra el mojado y tintado suelo de la Tierra Prometea. El enemigo, confiado por la dura caída del guerrero, se quedó inmóvil unos segundos antes de caminar hacia él, con la calma de quien está en su momento de mayor esplendor frente a la caída inminente de su oponente. Sin embargo, Bersek se apoyó únicamente en un codo y cortó los tobillos de aquel que sin remordimientos —como cabía esperar— lo había derribado. Una segunda espada fue desenfundada al tiempo que se levantaba alentado por los designios de la batalla.  Bersek Seth Grendel no moriría; quizás algún día, pero no ésa mañana. Había hecho una promesa diez años atrás, una promesa que lo mantenía prisionero de la tierra.

—Volveré. No sé cuánto me llevará, pero te juro que regresaré. Antes que esposo soy un guerrero, un luchador. —Se colocó las brazas y la vaina, recogió el casco y el escudo y salió de la casa.

—Te esperaré. —Desde la puerta, Helena se acarició el vientre con ternura—. Te esperaremos. Pero por los dioses, Bersek, debes prometernos que regresarás con vida.

Bersek miró a los cielos y siguió con la mirada el río de estrellas que lo llevaban hasta la montaña de Sezuus, hogar de los dioses. Hizo una pequeña reverencia con la cabeza y giró sobre sus talones para observar por última vez el bello rostro de su adorada esposa.

—Haré cuanto esté en mi mano, mujer. De los dioses depende pues.

Una flecha alcanzó su pecho, atravesando la dura coraza, durante la que suponían sería la última batalla para el pueblo de Ke’el. La herida no era más profunda que su valentía y todavía con la emoción recorriendo sus venas se levantó ayudándose de la espada. Las estrellas no lo habían guiado hasta allí para dejarlo morir en el suelo.

—¡Venid, cobardes! Luchad contra un guerrero que no se rinde por un poco de sangre derramada. ¡Venid y derrotarme como los Dioses esperan que muera!

Los guerreros enemigos, agazapados tras unas rocas alejadas del campo de batalla, tensaron la cuerda de sus arcos. Elfos de piel oscura y largo cabello blanco más interesados en derramar sangre que en ganar una batalla.

Las oscuras manos del enemigo soltaron las cuerdas y Bersek, todavía capaz de cortar cabezas y mutilar brazos y piernas a su paso, fue alcanzado por más de setenta flechas que impactaron contra su cuerpo de un único golpe certero. Cincuentaicinco años de servicio a la patria, más de cien batallas libradas y mucho más de quince mil enemigos abatidos en combate fueron apareciendo ante sus ojos mientras su cuerpo se precipitaba inevitablemente hacia la árida arena a las puertas de su pueblo. Treinta poemas de guerra y valor y veinticinco canciones de gloria serían narrados y cantados en su honor. Reconoció en los cielos un monumento a su coraje y lealtad, lo vio erigido en pleno centro de la ciudad. Y vislumbró, como tantas otras veces en sus sueños, a una mujer a la que recordaba más hermosa que al sol.

—Perdóname, Helena…

Oyó el fulgor de la batalla y  escuchó los gritos de guerra de sus soldados. Vio caer a los elfos tras las rocas y varias de sus cabezas rodaron a su alrededor.

Sonrió antes de dar su último aliento y cerró los ojos. La sangre manaba de un sin fin de agujeros, pero no podía sentir dolor. Su pueblo era libre y él ahora también.

MonikBlanchett.

Amazing-Spartan-Warrior-Wallpaper-Photos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s