Supéralo

La melancolía llamó a su puerta una tarde de primavera. Rose yacía acurrucada en el sofá de piel marrón con una taza humeante de chocolate caliente. Se había pasado una manta fina de color gris perla por encima de los hombros y se frotaba los pies con suavidad para tratar de sentir calor.

Su móvil acababa de sonar, la alarma de cada siete de abril, el anticipo de las lágrimas en memoria de los que ya no estaban. Levantó el aparato portátil y lo miró con la indiferencia de quien ha olvidado lo que estaba haciendo. «5 años sin Rob». Se arrebujó en la manta y se abrazó a la taza de chocolate. El vapor le subía hasta la cara y le dilataba los poros de la piel, pero no la apartó. Sopló hasta que su aliento se fundió con el calor y dio un corto sorbo al dulce. Dulce, muy dulce, con extra de azúcar, como siempre le había gustado. Apoyó la cabeza entre las piernas y dejó el brazo colgando con la taza en el aire. ¿Por qué a ella? ¿Por qué en aquel momento? Sus únicos momentos de descanso después de un agotador día de trabajo respondiendo a llamadas y manteniendo conversaciones con un centenar de extraños todos los días.

Alguien llamó a la puerta. Pero estaba demasiado lejos como para levantarse a mirar quién era.

—No estoy en casa. Pase más tarde.

—Vamos, Rose, abre la maldita puerta.

Era la voz de Jane, y ella nunca se rendía. Se deshizo de la manta que la abrazaba y dejó la taza todavía humeante sobre el posavasos que había colocado sobre la mesa auxiliar justo antes de sentarse. Se acercó a la puerta y echó un vistazo por la mirilla. Bien, estaba sola.

Retiró el pasador e hizo girar el pomo. Jane apareció ataviada con su casual abrigo negro, de estilo militar, parecido a una gabardina. Siempre llevaba botas, hasta en los días de sol, y siempre en pantalón largo. A veces, Rose se preguntaba si Jane no tendría piernas ortopédicas que deseara mantener en secreto.

—No soy buena compañía en estos momentos, Jane.

—Ya van cinco, eh… —Cruzó el pequeño salón y se dejó caer sobre el sofá de piel marrón, justo al lado de donde permanecía la manta abierta.

Rose se arrebujó de nuevo en la manta y cogió la taza de chocolate antes de acabar de taparse.

—Sí… Parece que ha pasado muy poco tiempo desde…

—A mí me parece que que pasó hace una eternidad.

Rose se la quedó mirando, con la nariz metida en la taza.

—¿A qué has venido, Jane? ¿Hoy no trabajas?

Su amiga parecía perdida. Tenía la extraña sensación de que su cuerpo permanecía allí, quieto, tranquilo, pero que su mente viajaba a mil por hora por lugares inhóspitos y solitarios.

—Jack ha muerto.

Las manos comenzaron a temblarle. La taza casi perdió la inestabilidad entre sus dedos. La dejó sobre el posavasos y se tapó fuerte con la manta, ocultando su mandíbula desencajada.

—¿Cuándo…?

 —Hace un par de días. —No la miraba. Su mirada vagaba por el salón, pero no estaba mirando a nada en concreto, porque no buscaba otra cosa que una salida a aquella conversación. Pero era la clase de conversación que andaba buscando.

Jane tamborileó con los dedos sobre el respaldo del sofá. La pierna se le movía frenética. Sabía que se moría de ganas de sacar un cigarrillo del bolsillo interior de su chaqueta y darle una larga calada. Pero Rose odiaba el tabaco, y ella lo sabía. Y, lo que era aún mejor, lo respetaba.

—¿Cómo ha…?

—Sobredosis.

—Ah.

Un par de solitarias lágrimas le recorrieron las mejillas. Pero no fue hasta que Jane la miró y abrió mucho los ojos que reparó en ello.

—Perdóname. Sólo era mi amigo, tú sin embargo… Teníais planes, ibais a…

—La vida me ha dado una patada en los cojones. Sí. Pero qué te voy a contar a ti…

—Sí… —Se secó las lágrimas y cogió de nuevo la taza de chocolate para darle un sorbo. Luego se la pasó a Jane—. La dama blanca nunca tiene suficiente… Supéralo.

—Tú primera.

MonikBlanchett.

coffee_and_books_by_poetriger-d6sgtb7

Funciones de la descripción

Anteriormente hablamos sobre el Decir vs Mostrar, una entrada basada sobretodo en la descripción y las escenas, así como en el Resumir vs Escenificar. Hoy, hablaremos de las funciones de dicha descripción.

Las funciones de la descripción:

  • Preparan al lector.
  • Caracterizan a los personajes.
  • Simbolizan una idea.
  • Son los elementos clave de una escena.
    • Acción.
    • Escenario.
    • Acción+Escenario = Atmósfera.

Cualquier escena ocurre en un escenario y por tanto es importante no olvidarse nunca de crear dicho escenario. Nuestra descripción debe tener valor más allá del ornamento y las frases biensonantes, ha de tener un objetivo.

Es bien sabido que hay una serie de descripciones que ponen al lector automáticamente en alerta y lo preparan, como la descripción de una noche tenebrosa, con un castillo negro al fondo de un bosque abandonado. El lector es capaz de visualizarlo al momento y la atmósfera en que lo sumergimos hará que, al presentarle a un asesino o incluso a un fantasma, el lector ya dé por hecho que tarde o temprano tendría que salir.

También es importante que creemos espacios significativos, como el lugar en el que viven los personajes o donde pasan el rato. Eso puede caracterizarlos mucho y es un buen método descriptivo, así como dichos objetos o elementos que aparecen de manera natural y dotados de verosimilitud (a esto se le denomina heiccidad). Por ejemplo, en la serie Friends, el Central Perk, el café donde se reúnen los protagonistas, está dotado de un sin fin de características y elementos que hacen brillar las personalidades de cada uno. Desde la zona de micro para la loca de Phoebe y sus canciones hasta el sillón de Joey, del que sólo se despega para caer en el de su casa.

¿Pero cómo construimos una escena?

La escena se compone de dos elementos básicos:

  • La acción.
    • Qué hacen, dicen o piensan los personajes en diferentes lugares, ambientes o frente a otros personajes y situaciones.
  • El escenario:
    • Dónde lo hacen.
      • Elementos fijos del escenario: paredes, puertas, mesas, ventanas…
      • Elementos variables: todos aquellos que cambian, que cambian de luz, de olor, de sonido, de temperatura… En definitiva, aquellos que crean atmósfera.
        • Por ejemplo, una vela. La última vela de la casa, consumiéndose. Puede apagarse su llama por un golpe de viento repentino o puede consumirse hasta ser apagada por la propia cera. La luz cambiará drásticamente a oscuridad o irá bajando en intensidad a medida que la perdamos.

En todo momento debemos de tener fijos en la cabeza todos estos elementos. No hace falta que salgan siempre, pero no debemos perderlos de vista y debemos utilizarlos regularmente para darles un aspecto natural y verosílim dentro de nuestro escenario.

Es importantísimo que sepas que las escenas tienen ritmo:

  • Lento:
    • Se escribe con frases largas y compuestas por subordinadas, repletas de comas y largas descripciones.
  • Rápido:
    • Frases cortas y coordinadas, con puntos seguidos y acciones correlativas.
    • Verbos de estado (correr, saltar, comer…)
    • Mucho uso de los sustantivos y los adjeticos.
    • Palabras que connotan rapidez.

Recuerda no hacerte pesado en las descripciones para no hacer creer al lector que está perdiendo su tiempo. Varía entre la acción y escenario para crear esa atmósfera perfecta que lo enganche desde el primer momento.

Saludos,

MonikBlanchett.

1920_1200_20100703092544465239

Los pensamientos de los personajes

Los pensamientos de los personajes son un punto clave para que el lector conozca a los personajes. Se puede saber mucho de una persona por cómo actúa, pero se sabe más por cómo piensa. Existen diferentes estilos para escribir uno o varios pensamientos, y es aquí cuando la figura del Narrador vuelve a aparecer con todo lo que aprendimos en su entrada.

Así pues, existen varios estilos de narración de pensamientos:

  1. Estilo Directo (1a persona, futuro).
  2. Estilo Indirecto (3a persona, condicional).
  3. Estilo Directo Libre.
  4. Estilo Indirecto Libre (la más usada).

Ejemplos:

  1. Albert paseaba por el centro de París. Entonces, pensó: «esta noche veré a Emma».
    • Piensa en primera persona, habla en futuro. Reproducción literal del pensamiento.
  2. Albert paseaba por el centro de París. Entonces, pensó que esa noche vería a Emma.
    • No leemos literalmente lo que piensa si no que es el narrador quien nos lo cuenta.
  3. Albert paseaba por el centro de París. Esta noche veré a Emma.
    • Entramos en la cabeza del personaje y con voz propia, sin el narrador de intermediario.
  4. Albert paseaba por el centro de París. Esa noche vería a Emma.
    • Es la voz del narrador pero en la cabeza del personaje. Transición suave, sin verbo introductorio ni conjunción.

Consejos:

  • No añadir diálogos de por medio.
  • Alternar acción y pensamientos.
  • Pensamientos breves.

Saludos,

 

MonikBlanchett.

bookshop-girl-thinking-vintage-hd-wallpaper-asia-bokeh